Sala de Prensa

A todos les gusta disfrutar del dinero y adquirir cosas, pero a casi nadie le gusta pagar. Tener deudas no es bonito en ninguna circunstancia y eso no quiere decir que el crédito sea malo, sino que una vez que lo hemos usado, debemos ser responsables para pagarlo con puntualidad.

Muchas personas consideran que una de las razones para no adquirir un seguro es que en realidad terminarán por no usarlo. Lo cierto es que el seguro del auto es una protección que puede activarse en cualquier momento, pero no necesariamente cuando se trate de algún choque u accidente de peor naturaleza.

La estabilidad laboral es el deseo de todos, pero nunca podemos darlo por sentado. Perder un trabajo es algo que afecta nuestras finanzas directamente y no hay un tiempo exacto hasta que volvamos a encontrar otro puesto laboral. Es por eso que si queremos mantener nuestra situación económica a flote, debemos hacer ciertos cambios.
1.- ANALIZAR LA SITUACIÓN:

El dilema más grande que enfrentan semana a semana es cómo lograr que el salario dure desde el primer día del mes hasta el último. Esta labor se torna más difícil tomando en cuenta que algunas ciudades son más caras que otras y que el salario es el mismo para todos.
Pero si bien se trata de una tarea difícil, no es imposible y estos son unos tips que le servirán:

El crédito de vivienda es uno de los más populares del país y es que todos parecen animarse a cumplir el sueño de la casa o departamento propio. Pero la pregunta es, ¿están realmente preparados para hacerlo? Si esta idea le ha estado dando vueltas por la cabeza, hay un par de puntos que debe considerar antes de tomar la decisión final.

Al solicitar un crédito de consumo debemos saber que no se trata solo de acercarnos al banco a retirar el dinero, sino que hay algunas cositas extras que tendremos que pagar antes de poder disponer de él.

1. PUEDES DARTE UNO QUE OTRO GUSTITO SIN AFECTAR TU PRESUPUESTO
Porque a fin de mes, gracias a toda la planificación que has tenido, terminas con un extra de dinero que te permite salir a comer, llevar a la familia de compras y hasta ir en un viaje corto.
2. PUEDES AFRONTAR LAS EMERGENCIAS SIN QUEDAR EN BANCA ROTA

La posibilidad de solicitar un crédito de consumo pasa continuamente por nuestras cabezas, quizás porque queremos darnos un gustito o por alguna emergencia que se presentó, pero no siempre es la opción que más nos conviene. Entonces, ¿cómo podemos identificar las situaciones en las que sí vale la pena solicitarlo?

A veces nos volvemos locos y usamos la tarjeta para pagar todo lo que se nos ocurra, lo cual origina que, como es de esperarse, no podamos pagar toda la cuota a fin de mes y se arme una bola de intereses que acaba con nuestros ingresos.

Se trata de obtener la casa que hemos soñado, pero ¿eso quiere decir que debemos pagar esa hipoteca por el resto de nuestra vida laboral? ¡Claro que no! Y es que hasta para solicitar este crédito debemos tener ciertas consideraciones, a fin de asegurarnos de poder disfrutar de nuestro hogar cuando todavía estamos jóvenes.