Guía práctica para comprar casa nueva

¿Qué tal si descubre que usted puede entrenar a su “bolsillo” para comprar la casa que siempre quiso para su familia?
Guía práctica para comprar casa nueva

Siendo su “bolsillo” una metáfora para representar sus finanzas personales, es posible que usted se entrene y forme hábitos que lo preparen para acceder a un crédito de vivienda y compre la casa de sus sueños. Disciplina es la clave.

Estos simples pasos lo pueden ayudar:

“El Calentamiento”, o plan para conseguir la cuota inicial. Teniendo en cuenta que el objetivo es una casa nueva para su familia y usted quiere apoyarse en los bancos y financieras para ello, el primer paso es conseguir la cuota inicial. Por ello es recomendable ahorrar el 30% de lo que la casa le cuesta. Recuerde que es mejor que sobre a que falte.

Los “ahorritos” de la familia son la primera parte de su cuota inicial. Los ahorros del mes deberían representar al menos el 10% de los ingresos. Defina en casa la cantidad exacta de ingresos familiares que recibe cada mes, y con ese monto fije el porcentaje de ahorro. Así, sólo en el “calentamiento” usted ya tendría ahorrado una cantidad considerable para su cuota inicial.
Notará que con los meses cada vez es más fácil separar ese dinero y afrontar los gastos con el resto, sin embargo continúe con disciplina.
A este ritmo, en dos años su familia debería estar en condiciones de acercarse a los bancos para analizar sus oportunidades. Pero ojo, no deje de ahorrar a este mismo ritmo en el proceso, esto puede significar la posibilidad de pensar en una propiedad mejor o más amplia.

El segundo paso, “la estrategia de juego”, este paso de su entrenamiento tiene que ver con conocer su capacidad de pago mensual. Si usted hoy paga arriendo por la casa donde vive, ese pago será el monto mínimo que deberían tener las cuotas de su préstamo. Pero recuerde que usted ya viene ahorrando, así que sume a su gasto de arriendo el valor de ahorro mensual. La casa se verá cada vez más cerca.

Por último, “la prueba de fuego”, los dos pasos anteriores sirvieron para determinar una capacidad, pero el entrenamiento no estaría completo si usted no lleva todo a una prueba cercana a la realidad o ensayo general. Antes de pagar el arriendo todos los meses, intente simular que paga la cuota del préstamo consignando o transfiriendo el dinero entre su cuenta y la de su esposo o esposa, repita esto por 6 meses.

De esta forma, usted demuestra que puede y estará tranquilo cuando asuma el compromiso de pago con la entidad financiera que elija, pero además habrá entrenado a su bolsillo para hacerlo de la mejor y más natural manera.

Para más información, visite el sitio Comparabien.cl.