Fondo de emergencia: ¿qué es realmente una emergencia?

Muchas veces nos confundimos con respecto a qué representa realmente una emergencia que justifique recurrir al salvavidas que llamamos fondo de emergencias.
Fondo de emergencia: ¿qué es realmente una emergencia?

Previamente hemos explicado la importancia de tener un fondo de emergencias y cómo hacerlo, pues a todos nos ocurren cosas inesperadas que pueden costarnos bastante dinero, entonces ¿por qué no estar lo mejor preparados posibles para ellas?

Sin embargo, para muchos decir emergencias equivale a todo aquello que se nos presente sin aviso como:
- la oportunidad de hacer un viaje con amigos al que una amiga te invitó a ir en dos semanas;
- la súper oferta del LCD que querías a un precio conveniente; o
- es la fiesta de graduación de una amiga y tienes que comprar un lindo vestido para verte muy bien (además de un regalo!).
Bueno, realmente esperamos que si pasas por estas situaciones u otras similares, tengas la oportunidad de aprovechar todas ellas, pero estas no conforman aquellas emergencias a las que nos referimos y en lo que a tu fondo de emergencias respecta, por más tentador que sea acudir a él en situaciones como esas y para salir de apuros.

Pero entonces ¿para qué un fondo de emergencia?
El fondo de emergencia considera situaciones realmente importantes, aquellas que puedas poner en juego tus finanzas, tu trabajo, tu salud o tu casa.
Más concretamente:
- Reparaciones en el hogar: Si se rompió un caño, hay una pérdida de gas, se descompone tu aire acondicionado en pleno verano o algo similar.
- Pérdida de un ser querido: gastos de funeral y relacionados al hecho.
- Pérdida de tu trabajo: durante la búsqueda, necesitas seguir pagando arriendo, cuentas, comida, etc.
- Emergencia médica: tengas o no seguro, puedes haber gastos extras.
- Reparar tu auto, si es tu medio de transporte primordial o el de la familia y no tienes acceso a transporte público.
Imagina que te enfrentas a una de éstas situaciones y no tienes tu fondo ahorrado…¿Qué harías?
Seguramente hacer lo que bancos y otras entidades financieras están esperando que hagas…acudir a tu tarjeta de crédito y encerrarte tu solito/a tras las rejas de una deuda que tardarás meses en pagar.

Entonces contar con un fondo de emergencia no sólo te hará ahorrar más dinero en el largo plazo (ya que no estarás pagando intereses innecesarios) sino que también te estará protegiendo contra una crisis financiera, y muy valioso, te permitirá estar tranquilo y en paz, porque sabrás que si te llega una de estas situaciones, estarás mejor preparado para lidiar con ella.

Procura tener un fondo que te cubra, al menos, 6 meses de gastos si estás en una situación laboral estable, de lo contrario o si eres freelancer, intenta llegar al menos a 9 meses.
¿No crees que es momento de empezar?