CUIDADO CON LOS 6 ERRORES FINANCIEROS QUE ESTÁS TENIENDO EN TU OFICINA

Pensar que las finanzas no tienen nada que ver con tu oficina es un error y podrías estar equivocándote más de lo que pensabas.

Las finanzas son parte de tu vida y hay que saber manejarlas en todos los ámbitos: En la casa, los estudios y también en el trabajo. Pero, ¿será que es posible equivocarse con el dinero en la oficina? Sí y mucho. Estos son los 6 errores más comunes cuando se trata de manejar el dinero en el lugar de trabajo:
► 1. COMPRAR ALMUERZO TODOS LOS DÍAS:
Hay mil y un excusas para sustentar esta práctica –falta de tiempo, no saber cocinar, la comida de la oficina es muy rica, etc.-, pero lo cierto es que solo está haciendo que tu cartera quede cada vez más vacía. Empieza a preparar tu propia comida un día antes o incluso cocina todo el fin de semana y congélalo. Verás el ahorro.
► 2. IRTE DE "AFTER OFFICE" TODAS LAS SEMANAS:
Divertirse no está mal, pero si semana a semana continúas gastando tu salario en estas salidas, será muy difícil que logres ahorrar un poco. Elige bien las fechas en las que saldrás y no te sientas obligado a decir que sí solo porque estás con compañeros de trabajo.
► 3. PEDIR PRESTADO A TUS COMPAÑEROS:
Bien dicen que los préstamos entre conocidos no hacen sino dificultar las cosas, y en el caso de la oficina, la situación es la misma. Evita pedir prestado o prestar dinero a tus compañeros de trabajo, ya que las cosas podrían ponerse un poco feas. Si lo hiciste, devuelve el dinero a la brevedad posible para evitar incomodidades.
► 4. NO PARTICIPAR DE LAS CELEBRACIONES:
El otro extremo a salir todas las semanas es estar tan comprometido con el ahorro que no participes de ninguno de los almuerzos corporativos o celebraciones internas. No tengas miedo de hacerlo pues te ayudará a fortalecer las conexiones laborales; eso sí, incluye en tu presupuesto una cantidad para afrontar esas ocasiones especiales.
► 5. COMPRAR CON TU DINERO LAS COSAS DE LA OFICINA:
Necesitabas más papel o útiles nuevos y te dijeron "cómpralo y luego me pasas la factura". No es muy usual pero estas situaciones no son las adecuadas, ya que luego podrías verte en un apuro por quedarte sin dinero y la devolución podría tardar en llegar. Es mejor no mezclar las cosas.
► 6. PEDIR ADELANTOS CON FRECUENCIA:
Si necesitas pedir adelantos cada cierto tiempo significa que no estás administrando bien tus finanzas. Esto no es recomendable no solo porque no te ayuda a vivir con lo que tienes, sino que te crea una mala imagen ante tus jefes. Organiza tu presupuesto y mantente fiel a él.
Además, recuerda que en caso de presentarse una emergencia, puedes optar por solicitar un crédito de consumo, que tienen un tiempo de aprobación muy corto y utilizan otros criterios de selección. Pero eso sí, antes de todo, compara las opciones.