Conozca cómo hacer una buena compra automotriz

Hay que saber si es realmente necesaria la adquisición y hacerlo al contado. Hay que elegir si se puede o no comprar uno nuevo.
Conozca cómo hacer una buena compra automotriz

Aunque depende del gusto que exista por los modelos de lujo o por las necesidades que haya de tener realmente uno, la compra de un auto trae consigo algunas complicaciones y miedos a equivocarse o a alterar en demasía las finanzas, por ello el gerente de Riesgos de la web de Finanzas Personales comparabien.com, Marcello Mundaca, asegura que hay tips que se deben tener en cuenta antes de comprar uno.

Según resaltó el especialista y que difundió en el sitio peruano Peru21.pe, la experiencia de comprar un auto es comparable con la de un niño al que le van a comprar un juguete nuevo, por eso es importante preguntarse primero si es realmente una necesidad o un capricho. Si se trata de una necesidad, es importante tener los cálculos de los beneficios de la compra, es decir si se va gastar menos en transporte por ejemplo.

Ahora, si la nueva adquisiciín se produce luego de un largo ahorro y de un gusto que hace tiempo queremos darnos, viene la crucial pregunta, ¿comprarnos uno nuevo o uno usado? Según dice Mundaca, en esta etapa hay que analizar si estamos en capacidad de financiar la compra de un automóvil cero kms o si mejor optamos por uno de segunda mano.

Si tenemos un capital menor, mejor optemos por un vehículo usado. Agreguemos al balance, las responsabilidades futuras de este tipo de compra, "Hay que ver los pros y los contras de cada elección, de tal modo que la desición final nos brinde seguridad y tranquilidad" aseguró el ejecutivo.

Mejor al Contado
Una vez que se decida si será nuevo o usado y cuando esté elegido el modelo, es hora de decidir la forma de pago. El escenario ideal sería realizar un ahorro previo que permita pagarlo al contado y de esa forma ahorrar los intereses de un posible crédito.

Comparar
Si no hay otra opción que recurrir a un crédito, es muy importante a tener en cuenta que siempre hay que comparar las tasas de interés que los bancos ofrezcan, además del monto de la cuota y el tiempo en que se pagará. Siempre hay que sacar los cálculos si realmente seremos capaces de pagarlo mes a mes.