LOS 4 ERRORES QUE ACABAN CON SU FONDO PARA EMERGENCIAS

Siempre intenta guardar dinero para atender las emergencias pero nunca puede lograrlo. ¿Qué cosas está haciendo mal?

Es cierto, juntar un fondo para emergencias es difícil, pero no es imposible, sobre todo, dada la importancia que tiene para su vida financiera. Un fondo de emergencias le permite tener a dónde recurrir en caso quede sin trabajo, ocurra un desastre natural que afecte su patrimonio, sufra de alguna enfermedad inesperada o sea víctima de algún accidente.
Si alguna de estas cosas llegara a pasar, no tendría que preocuparse por el dinero pues podría recurrir a este fondo, cubrir sus gastos y estar tranquilo durante su recuperación.
Pero si es tan importante, ¿por qué casi nadie se anima a tener uno? Eso se da porque ahorrar una cantidad mayor a la que se está acostumbrado es más difícil de lo que parece y se hace más difícil cuando también tiene ciertas costumbres que destruyen ese fondo. Estos son algunos de los errores más comunes:
1. NO SEPARAR LAS CUENTAS:
Así como tener sus ahorros en la cuenta de gastos provoca que se los gaste, pasa lo mismo si además, tiene también allí los del fondo de emergencia. No se confunda, lo ideal es que ahorre para el fondo de emergencia en una cuenta aparte y que no use esa tarjeta para nada.
2. SER IMPACIENTE:
Normalmente algunos ahorran una cantidad pequeña por mes, pero ahorrar para el fondo de emergencia requiere más dedicación y también paciencia. Lo ideal es que tenga lo suficiente como para sobrevivir de 3 a 6 meses sin trabajar, así que puede que le tome más de lo pensado juntar el dinero, pero vale la pena el esfuerzo.
3. CEDER ANTE LAS TENTACIONES:
Un viaje inesperado o una compra compulsiva no es considerado como una emergencia, así que bajo ninguna circunstancia está permitido gastarse el dinero que va ahorrando, por eso es que el punto dos es importante.
4. NO TENER UN PLAN:
Si no sabe cuánto debe ahorrar por mes para llegar a su mes o no programa los depósitos que hará a su cuenta, será más fácil perder la motivación, que es lo principal al momento de emprender algo nuevo. Haga las cuentas y junte lo que necesita.
Ya lo sabe, evite estos errores para que su fondo de emergencia sea una realidad en su vida financiera. Pero tranquilo, si llegara a ocurrir algo y su fondo aún no ha crecido lo necesario, puede solicitar un crédito de consumo que le ayude a atender la emergencia. Como su naturaleza es la de un préstamo rápido y fácil, son ideales para atender una emergencia cuando no se tiene otra alternativa; antes de adquirirlo no olvide comparar sus opciones.