Blog de Consejos

Una de las preguntas principales al momento de solicitar un crédito tiene que ver con el plazo. ¿En cuánto tiempo deberá devolverlo? Normalmente, existen plazos que van entre los dos a los cinco años, para la mayoría de las entidades, pero es posible encontrar algunos que duran seis años.

¿El año pasado fue bueno contigo y lograste ahorrar un dinerito? Ahora lo importante es que hagas algo con él para garantizar que se mantenga creciendo y que no pierda su valor. Pero, ¿cómo el dinero pierde su valor si las monedas o billetes son los mismos? Básicamente, si a inicio de año necesitabas X para comprar tres panes, a fin de año necesitarás XY para comprar lo mismo.

Saber proteger nuestras finanzas es primordial para realizar una buena administración de nuestro dinero. Así como existen diferentes tipos de riesgos en el día a día, también lo hay en las finanzas y esto tiene que ver directamente con la cantidad de tarjetas de crédito que tengas y la línea de crédito de cada una.
 

Algunos piensan que adquirir una vivienda es algo de “adultos”, y por adultos se refieren a estar casado y tener hijos. Sin embargo, adquirir una vivienda estando en los veintitantos y siendo soltero, no es una locura. Por el contrario, se trata de un periodo bastante positivo para hacerlo y cada vez son más los que se animan a intentarlo.
 

Convertirse en propietario de un apartamento o de una casa no es algo que se pueda lograr de la noche a la mañana, pues representa una gran inversión. Sin embargo, tampoco es algo imposible y se puede conseguir a través de los créditos hipotecarios.

Uno de los principales aspectos que preocupan a los usuarios al momento de tener una tarjeta de crédito tiene que ver con la tasa de interés. Muchos opinan que los intereses ‘los comen vivos’ y por eso prefieren no tener ningún plástico.

Acceder a un crédito hipotecario es algo que ha tomado popularidad entre los jóvenes, los cuales se convirtieron en uno de los grupos más numerosos en acceder a este tipo de crédito para cumplir el sueño de la casa propia. Pero ¿habrá alguna diferencia entre comprar un departamento cuando eres joven que diez o quince años más tarde? La respuesta es sí.

Atrás han quedado los días en que para solicitar un crédito era necesario acercarse al banco y hacer fila medio día. Hoy por hoy, si necesitas dinero para cumplir alguna de tus metas, es posible solicitarlo a través de internet, ya sea por página web o por aplicaciones.

Elegir correctamente a qué entidad recurrir, escoger un buen plazo y mirar las tasas de interés, todas son recomendaciones válidas cuando se trata de escoger un crédito que funcione y nos ayude a cumplir con las metas trazadas. Sin embargo, algo en lo que normalmente no se piensa mucho es en la cantidad a solicitar.

Puede que todos los días no escuchemos hablar sobre los créditos hipotecarios, pero lo cierto es que están en los planes de miles de familias que sueñan con convertirse en propietarios de una casa o un departamento. Y no solo eso, sino que también los jóvenes evalúan esta opción como una alternativa para invertir sus ahorros y generar patrimonio.