Blog de Consejos

Elegir correctamente a qué entidad recurrir, escoger un buen plazo y mirar las tasas de interés, todas son recomendaciones válidas cuando se trata de escoger un crédito que funcione y nos ayude a cumplir con las metas trazadas. Sin embargo, algo en lo que normalmente no se piensa mucho es en la cantidad a solicitar.

Puede que todos los días no escuchemos hablar sobre los créditos hipotecarios, pero lo cierto es que están en los planes de miles de familias que sueñan con convertirse en propietarios de una casa o un departamento. Y no solo eso, sino que también los jóvenes evalúan esta opción como una alternativa para invertir sus ahorros y generar patrimonio.

Elegir una tarjeta de crédito no tiene por qué ser una odisea, pero sí es necesario que se consideren algunos puntos que no solo te ahorrarán tiempo, sino también evitarán que te lamentes en el futuro.

Para muchos, todavía está pendiente cumplir el objetivo de la vivienda propia y es que la compra de un inmueble permite fortalecer su patrimonio y generar más seguridad financiera para el futuro.

Hoy en día, las tarjetas de crédito son muy comunes para todos. No se necesita mucho para obtener uno y mientras se maneje correctamente, pueden traer muchos beneficios para las finanzas.

Muchas personas suelen acusar a los bancos de fraude y malos cobros pues luego de que solicitan un crédito, se dan cuenta de que terminan pagando más de lo que la tasa de interés implicaba. Aunque no lo crea, no se trata de algo ilegal, sino de una falta de información, por lo que puede estar preparado y hacer algo para revertirlo.

¿Se imagina que sus ahorros crezcan solo por depositarlos en el banco? Los depósitos a plazo son una herramienta que ha permitido que esto sea realidad para muchas personas, sin necesidad de arriesgarse a perderlo todo en inversiones más complejas y riesgosas. ¿Cuál es el requisito para que usted también pueda acceder a uno?

Para hacer crecer su dinero no es necesario recurrir a inversiones en la bolsa o compra de acciones. Muchas personas le tienen miedo a este tipo de iniciativas y por eso prefieren dejar sus ahorros en el banco; pero lo que no saben es que están perdiendo una oportunidad ideal de crecimiento.

Aunque para muchos ahorrar sea casi imposible, es un hábito que mientras más rápido se forme, más cosas buenas traerá. Tener ahorros le permitirá cubrir la cuota inicial para su vivienda propia, la garantía para comprar un auto o hasta irse de vacaciones sin endeudarse. 

Entre los cambios que trajeron las nuevas generaciones está una mayor preferencia por las experiencias antes que las propiedades. Los jóvenes están viajando más, ahorrando más para hacerlo e incluso, pidiendo préstamos para cubrir esos viajes.