Blog de Consejos

Comprar una vivienda no es barato. Ya sea que haya elegido una casa o un departamento, se trata de un gasto que ocupará gran parte de sus finanzas y de un compromiso que durará incluso hasta dos décadas.

Pagar a tiempo trae más beneficios de los que piensa, entre ellos, forjar un historial crediticio positivo y acceder a tasas de interés más competitivas.

Entre tantas llamadas telefónicas o correos electrónicos que buscan ofrecer nuevos productos, es común que muchas personas terminen aceptando afiliarse a nuevos bancos y otras entidades financieras, sobre todo en el caso de las tarjetas de crédito.

Comprar una casa no es barato. En los últimos años, los costos de las viviendas han aumentado y también las tasas de interés. Además, hoy por hoy las opciones son muchas: puede alquilar una casa o apartamento, compartir con otros el alquiler, entre otras. Sin embargo, muchos chilenos todavía apuestan por volverse propietarios.

Comprar una vivienda no es barato para nadie. Se trata de uno de los gastos más importantes que hacen las personas pues requiere de una suma de dinero considerablemente grande, que será otorgada a modo de cuota inicial, y en la mayoría de los casos, se requiere también de un compromiso a largo plazo con el banco, para poder cancelar la vivienda a través de un crédito.

Hoy por hoy, muchas más personas están accediendo al crédito que necesitan, ya sea una tarjeta, un préstamo de consumo, etc. Sin embargo, los últimos reportes demuestran que no todos están respondiendo de buena manera, por lo que la tasa de morosidad está en aumento. ¿Por qué está sucediendo esto?

Todos quieren tener una o varias tarjetas de crédito, pero lo cierto es que no todos saben cómo usarlas. De hecho, muchos han cometido el error de empezar a considerar a las tarjetas como una extensión de su sueldo, pensando que poseen más dinero del que en realidad tienen.

Las tarjetas de crédito son uno de los productos más populares de todos. Hoy en día, casi todos las tienen y disfrutan de usarlas muy a menudo. El problema se presenta cuando algunos se acostumbran a disfrutar demasiado, ya que eso puede llevarlos a terminar con las finanzas destruidas.

Todos quieren casa nueva, pero nadie quiere pagar mucho por ella. Esa es la situación que describe la compra de viviendas en toda América Latina. Pero a pesar de que los precios no sean tan baratos como se quisieran, la gente se sigue endeudando para poder al fin obtener el título de propietario.

El “Día Internacional de los Préstamos” aún no ha sido creado, pero eso no significa que la fecha en que pida dinero prestado a una entidad financiera no sea importante. Por el contrario, elegir la fecha ideal puede marcar la diferencia entre un buen y un mal momento para sus finanzas.