Blog de Consejos

Algunas personas me dicen “Andrés, tu hablas de las inversiones de los seguros, pero yo estoy batallando para pagar la luz, estoy estancado.” Es sabio conocer lo que se toma para crecer económicamente pero también es muy sabio reconocer los hoyos que conducen al estancamiento.

El 98% de la verdad, aunque parece verdad, no es la verdad. Sólo el 100% de la verdad es la verdad. Así que cuando el 98% de la gente empieza a creer en el 98% de la verdad, se crean los mitos.

En nuestra cultura se dice que familia apoya familia. Un señor me dijo que no ahorra porque ya tiene un plan de retiro: tuvo 8 hijos y cada uno le va a mandar $500 por mes. Es chistoso pero no es la realidad. Yo me senté con muchas parejas mayores y ninguno de ellos se quiere convertir en una carga para sus hijos.

Cuando los propósitos del año nuevo solo son sueños o una tradición de repetir lo mismo y lo mismo cada año, no esperes que algo cambie. Voy a perder de peso, voy a dejar de fumar o voy a salir de las deudas son las mentiras más populares del 31 de diciembre. Hay estudios que muestran que para el 14 de enero los propósitos ya se esfumaron.

Siempre que empieza un año nuevo todos tenemos una mentalidad de borrón y cuenta nueva. Todos queremos olvidarnos del pasado y comenzar el año nuevo con los mismos propósitos del año pasado como perder de peso, eliminar deudas, dejar de fumar, etc. Ahora, no me malinterpreten, no hay nada malo en tener propósitos para ayudarle en el año nuevo. Todos lo hacemos.

Si está batallando con el dinero y todo está bien apretado, lo primero que tiene que hacer es establecer lo que nosotros llamamos las 4 paredes. Comida primero antes de nada. Después la casa y servicios básicos. Después ropa y transporte. Una vez más, comida, hogar, ropa, transporte, antes que todo lo demás.