Blog de Consejos

Hoy por hoy, muchas más personas están accediendo al crédito que necesitan, ya sea una tarjeta, un préstamo de consumo, etc. Sin embargo, los últimos reportes demuestran que no todos están respondiendo de buena manera, por lo que la tasa de morosidad está en aumento. ¿Por qué está sucediendo esto?

Todos quieren tener una o varias tarjetas de crédito, pero lo cierto es que no todos saben cómo usarlas. De hecho, muchos han cometido el error de empezar a considerar a las tarjetas como una extensión de su sueldo, pensando que poseen más dinero del que en realidad tienen.

Las tarjetas de crédito son uno de los productos más populares de todos. Hoy en día, casi todos las tienen y disfrutan de usarlas muy a menudo. El problema se presenta cuando algunos se acostumbran a disfrutar demasiado, ya que eso puede llevarlos a terminar con las finanzas destruidas.

Todos quieren casa nueva, pero nadie quiere pagar mucho por ella. Esa es la situación que describe la compra de viviendas en toda América Latina. Pero a pesar de que los precios no sean tan baratos como se quisieran, la gente se sigue endeudando para poder al fin obtener el título de propietario.

El “Día Internacional de los Préstamos” aún no ha sido creado, pero eso no significa que la fecha en que pida dinero prestado a una entidad financiera no sea importante. Por el contrario, elegir la fecha ideal puede marcar la diferencia entre un buen y un mal momento para sus finanzas.

Tener una tarjeta de crédito y no tener las ideas claras no es una buena combinación. Y es que comienza a tener ciertas fantasías acerca de su plástico que le pintan situaciones ideales que lamentablemente no son ciertas. Es probable que la tentación de la línea de crédito le haga pensar cosas erróneas, pero mientras más pronto las destruya, será mejor para su cartera.

Tiene una meta por cumplir y no le alcanza el efectivo, así que decide acudir al banco y solicitar un crédito. Hasta ese momento no hay nada de malo ¿no? Sin embargo, en algunas ocasiones esa no es la mejor decisión que puede tomar.

Comprar una vivienda no es barato. Ya sea que haya elegido una casa o un departamento, se trata de un gasto que ocupará gran parte de sus finanzas y de un compromiso que durará incluso hasta dos décadas.

La aparición de una enfermedad complicada y el tratamiento que demanda, el robo de un auto, la pérdida de un auto o algún desastre natural afectando su hogar… las emergencias están a la vuelta de la esquina y su principal característica es que nadie puede saber cuándo ocurrirán, es por eso que estar preparados para asumirlas es fundamental.

La venta de cartera hipotecaria puede sonar o muy confusa o muy atractiva, todo depende del lado que se le mire. En realidad, se trata de una estrategia que permite trasladar su deuda hipotecaria de una entidad a otra.