Las tarjeta de crédito y la Navidad

Enviado por Roberto Darrigrandi el Mar, 17/12/2013 - 12:26
Antes de usar tu tarjeta de crédito, considera: el plazo, la tasa de interés, comisiones y seguros

Diciembre es un mes en que las personas y las instituciones financieras se activan fuertemente en el ámbito crediticio debido a la serie de gastos que las primeras deben enfrentar en este mes “Navideño”, en donde se suman temas tales como los regalos a familiares y amigos, así como también las fiestas de fin de año.

Lo anterior implica un período en donde los gastos se “disparan” con respecto a otros meses más normales, por lo que para muchas personas es necesario buscar formas de financiar de la mejor manera posible este fenómeno, teniendo diferentes alternativas disponibles en el mercado.

En lo referido a los fines, una parte importante de los créditos están orientados a consumo en general (compra de un televisor), consumo en particular (por ejemplo, un crédito automotriz), o crédito de vivienda (adquisición de un departamento), lo cual es satisfecho a través de los bancos (que se ocupan de las personas con mayores ingresos y menor riesgo); mientras que otra parte (mayoritaria y para personas de menores ingresos y mayor riesgo normalmente) es satisfecha por las empresas de retail y sus respectivas entidades financieras; cajas; compañías de seguro; y cooperativas de ahorro y préstamos.

Desde el punto de vista de la persona que solicita el crédito es necesario tener claro al menos aspectos como la capacidad de pago del crédito; el plazo del crédito; la tasa de interés; otros gastos y conceptos, como impuestos, comisiones y seguros; moneda del crédito; y garantías y/o avales, todo lo cual no hace sino aumentar el valor de la cuota final a pagar cada mes.

En lo que concierne a las tarjetas de crédito, se trata de un medio que permite pagar por productos y servicios y luego, al mes siguiente, pagar el total de lo adeudado o una parte, en cuyo caso hay un interés asociado. También existen períodos especiales -como es el caso de la navidad- en donde muchas entidades que emiten tarjetas de crédito ofrecen la posibilidad de pagar las compras respectivas en 3, 6 o hasta 12 cuotas sin interés.
Sin embargo, es muy usual que las personas compren utilizando tarjetas de crédito pero que, en lugar de pagar el total de la deuda al mes siguiente, vayan acumulando la deuda y pagando mes a mes sólo el monto mínimo exigido, con lo cual se van sumando importantes montos de intereses debido a que generalmente la tasa de interés de estos instrumentos es más alta que la de otras alternativas de financiamiento, como los créditos de consumo.

Otro mecanismo empleado usualmente en las tarjetas de crédito tiene que ver con los avances en efectivo que se pueden realizar y que normalmente, por la tasa de interés y otros cobros asociados, es bastante más caro que utilizar la tarjeta y luego pagar intereses por aquella parte que no se paga en el estado de cuenta siguiente.
Lo anterior implica que es muy importante que las personas conozcan y entiendan los costos asociados al uso de la tarjeta de crédito, en donde muchas veces por ignorancia se puede terminar asumiendo elevados costos financieros.

Finalmente, hay que tener claro que siempre es necesario cotizar entre distintas instituciones emisoras de tarjetas de crédito, de manera de asegurarse el menor costo asociado a este útil pero muchas veces costoso medio de pago…
---
Sigue a Roberto en @rdarrigrandi

Comentarios