Tarjeta de crédito: Todo lo que quisiste saber sobre cuándo y dónde usarla

Enviado por Equipo Comparabien el Sáb, 11/05/2019 - 11:52
¿Quieres ser un “máster daster” en el uso de tu plástico? Toma nota todos los tips que traemos para ti.

Tener una tarjeta de crédito es cada vez algo más común, no solo entre adultos con familias, sino también entre jóvenes trabajadores. Otra cosa que ocurre cada vez más son las llamadas u ofrecimientos presenciales para adquirir una nueva tarjeta que, aparentemente, tiene todo lo que necesitas y siempre necesitaste.

Pero la pregunta es: ¿Cómo debemos manejar estos plásticos para evitar que nos causen problemas? ¿Es posible disfrutar de sus beneficios sin gastar grandes sumas de dinero o pagar intereses? La respuesta es afirmativa, y con estos consejos, seguramente le darás un mejor uso a tu tarjeta.

Consejo 1: Evalúa con mucho cuidado la adquisición de una nueva tarjeta
Cuando nos ofrecen una tarjeta es muy fácil que perdamos de vista lo que realmente implica, y nos dejemos llevar por el monto de la línea de crédito o algún beneficio. Que te ofrezcan una línea de crédito mayor no significa que tengas más dinero, solo que puedes gastar más. Por lo tanto, implica también exponerse a un mayor riesgo.

Entonces, necesitas considerar si realmente necesitas otra tarjeta, pues implica más gastos por intereses, envíos de estados de cuenta, comisiones y seguros.

Consejo 2: Sé totalero
Esto significa que, en lo posible, busques cancelar todas tus compras en un pago directo, sin dividirlo en cuotas. No solo ahorrarás intereses, sino que, al tener esta “política”, te ves obligado a marcar un límite con tu plástico, pues de otra manera, sobrepasará lo que puedes pagar a fin de mes. Al llevar un control, prestarás atención a los gastos que estás haciendo con tu plástico y serás más consciente de cuándo te conviene usar la tarjeta y cuándo no.

Consejo 3: Úsala para obtener más beneficios
La dinámica con tu tarjeta debe funcionar de la siguiente manera: no solo obtienes aquello que compras, sino también un beneficio adicional solo por usarla. Por ejemplo, millas, descuentos en restaurantes, bares, cines, etc. De esa manera sí le estás sacando provecho, pues estás obteniendo algo más y haciendo que valga la pena el seguro que pagas mensualmente.

Consejo 4: No la utilices como reemplazo del efectivo
¿Como reemplazo del efectivo? Así es. No pienses que tu tarjeta te está regalando plata. La verdad es que cada una de las cosas que compras o veces en que la usas representa un gasto. A fin de mes, tendrás que pagar por ellas, de manera que no se trata de un aumento a tu sueldo o a tus ingresos.

Por último, parte de darle un buen uso tiene que ver con estar convencido de que la tarjeta que tienes es la ideal para ti. ¿Cómo lograrlo? Comparando las alternativas y opciones de tarjetas disponibles en Comparabien.com.cl. Al tener una idea de lo que el mercado ofrece, llegarás a la conclusión si lo que tienes actualmente es lo correcto o puedes buscar algo mejor.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

Comentarios