¿Sabes cómo se calcula el riesgo financiero al que estás expuesto?

Enviado por Equipo Comparabien el Jue, 28/02/2019 - 17:56
La cantidad de tarjetas de crédito que tengas y las líneas de crédito de cada una son una parte fundamental para calcular tu exposición financiera.

Saber proteger nuestras finanzas es primordial para realizar una buena administración de nuestro dinero. Así como existen diferentes tipos de riesgos en el día a día, también lo hay en las finanzas y esto tiene que ver directamente con la cantidad de tarjetas de crédito que tengas y la línea de crédito de cada una.
 
La exposición de riesgo implica cuántas posibilidades tienes de endeudarte y se calcula tomando en cuenta tu línea de crédito total, es decir, se miran las de todas las tarjetas que tienes, y no solo una. De esta manera, la línea de crédito de todas nuestras tarjetas es nuestra exposición total al riesgo.
 
¿Para qué sirve tener presente ese dato? En primer lugar, para recordar que debes tener cuidado y calcular qué tan expuesto al riesgo estás. De manera que, si estás pensando en aceptar una nueva tarjeta de crédito, primero evalúa tu situación actual. Lo mismo sucede si te ofrecen un aumento en la línea de tu plástico, pues lo recomendable es que esta no sea más de dos veces tu sueldo, y también contribuirá al aumento del riesgo total, por lo que no debes pasar por alto este punto.
 
Por otro lado, si planeas luego aplicar a un crédito hipotecario, ten presente que el banco te evaluará y no valorará una sola tarjeta, sino que tomará en cuenta todas las que tengas y verán cuál es el riesgo al que estás expuesto. Mientras más alto es ese riesgo, más probable es que te endeudes, lo que hace más difícil que el crédito sea aprobado sin objeciones.
 
Si bien es cierto, estar expuesto no significa que de todas maneras te endeudarás, sí significa que estás convirtiéndote en un factor de riesgo, y las entidades financieras comenzarán a tomar precauciones al tenerte como cliente.
 
Si buscas una nueva tarjeta de crédito, asegúrate de evaluar tu exposición al riesgo y las ofertas que aparezca, pues en muchos casos conviene cancelar una antes de pedir la nueva, y así optas por aquella que te ofrezca mejores condiciones.
 
Johanna Bernuy | Periodista y blogger

Comentarios