Invirtiendo en tiempos turbulentos

Enviado el Mar, 28/10/2014 - 15:07
Roberto aconseja una estrategia para que nuestra inversión tenga buenos resultados.
Invirtiendo en tiempos turbulentos

Invertir en el mercado financiero parece ser una mezcla entre ciencia y arte. De hecho el famoso economista John Maynard Keynes logró en un gran período de inestabilidad económica, entre 1924 y 1946, un retorno promedio anual de nada menos un 12% y una de las frases que se le atribuyen es que “el mercado puede permanecer irracional más tiempo que nosotros solventes”.

En los últimos años hemos vivido complejos períodos, en particular los años 2008 y 2009, en donde inversionistas han estado dispuestos a sacrificar la rentabilidad de su cartera a cambio de mantener su capital. Como ejemplo de esto, los inversionistas han visto evaporarse dogmas de fe, tales como el hecho que se puede perder dinero con la deuda pública de países con una solvencia calificada de muy alta (España, Francia, Irlanda). Para qué decir de la renta “fija” privada, con casos como los productos ligados a Lehman Brothers, en teoría libres de riesgo.

También el mercado nos ha mostrado que monedas refugio pueden generar pérdidas importantes si el gobierno respectivo considera que su apreciación conlleva un riesgo para su respectiva economía.

Entre los instrumentos que pueden cumplir el rol de refugio están los bonos soberanos de Alemania y Estados Unidos, los que hoy día rentan en términos nominales cerca del 2% anual, lo que significa que al restarle la inflación esperada estas inversiones ofrecen un retorno real cercano o menor que 0. Lo peor de todo es que ni siquiera está claro que estos activos sean realmente libres de riesgo.

En el caso de la renta variable, si bien ha mostrado importantes fluctuaciones en los últimos años con períodos de fuertes caídas y recuperaciones, hay que considerar si dos elementos. Por una parte, están los dividendos que reparten las compañías, los que pueden generar retornos nada de despreciables, y, por otro lado, que en una perspectiva de mediano plazo claramente a estos precios existe un interesante potencial de apreciación en el valor de estos activos en muchos mercados, sobre todo en aquellos con menor apreciación en el último tiempo. Sin embargo, como no sabemos cómo se moverá la bolsa, lo que se recomienda es mantener alguna proporción de la riqueza en acciones pero de manera diversificada, tanto de sectores como geográfica.

En cualquier caso, antes de decidir en qué invertirá, es muy importante que se tenga claro cuál es su perfil de inversionista, ya que su elección debe estar acorde a su capacidad de asumir riesgos financiero y lo que se busca privilegiar, ya sea ganancias de capital o preservación del patrimonio, así como también por cierto el horizonte de inversión. Es importante tener en cuenta que este perfil puede cambiar en el tiempo, debido a cambios en su vida personal, como casarse, o en su ingreso, debido a un nuevo trabajo con una mayor remuneración.

Finalmente, recordemos que para enfrentar las fluctuaciones - que de seguro continuarán -, la mejor estrategia es siempre la diversificación a través de un asset allocation globalizado, que combina estratégicamente el portafolio entre las clases de activos más adecuadas, permitiendo al inversionista aprovechar los cambios de los ciclos económicos y disminuir el riesgo total de su patrimonio, para lo cual es muy importante ser bien asesorado por expertos en el campo de las inversiones.
-----------------
Sigue a Roberto en Twitter: @rdarrigrandi