Inversiones refugio

Enviado por Roberto Darrigrandi el Lun, 25/08/2014 - 13:02
Inversiones refugio

El famoso economista John Maynard Keynes logró en un período de gran inestabilidad económica, entre 1924 y 1946, un retorno promedio anual del 12%. Una de las frases que se le atribuyeron a él es que “el mercado puede permanecer irracional más tiempo de nosotros solventes”, la cual cobra gran vigencia hoy día.

Luego de ambientes inciertos el dinero busca refugios, lo que hace que inversionistas estén dispuestos a sacrificar la rentabilidad de su cartera a cambio de mantener su capital. Esto genera desequilibrios, y cada vez pareciera que hay menos instrumentos seguros donde colocar los ahorros.

En la crisis financiera reciente se perdió mucho dinero con la deuda pública de países con una solvencia calificada de muy alta hasta antes de dicho evento (España, Francia, Irlanda, etc). Para qué decir de la renta “fija” privada, con casos tan complejos como los productos estructurados ligados a Lehman Brothers, en teoría libres de riesgo.

En este contexto complejo pareciera que van quedando pocos lugares donde refugiarse. Entre los instrumentos que pueden cumplir este rol de refugio estarían los bonos soberanos de Alemania y Estados Unidos, los que hoy día ofrecen un retorno real cercano a 0. Lo peor de todo es que ni siquiera está claro que estos activos sean realmente libres de riesgo.

Otro sobreviviente de la situación generada por la reciente crisis financiera es el oro, que demostró nuevamente su característica de refugio por excelencia. Tanto es así que muchos bancos centrales empezaron a atesorar oro para sus reservas por primera vez en décadas, transformándose los lingotes del preciado metal en un activo financiero más, reforzando de paso su perfil de carácter más especulativo. El tema es desde el valor peak del oro en el primer semestre del 2011 su precio ha caído casi un tercio, por lo que desde esa fecha su retorno ha sido esencialmente negativo. En este sentido, al tratarse de un commodity con esta característica de activo financiero especulativo, sin dividendos o cupones como los activos de renta variable y renta fija, respectivamente, es casi imposible realizar predicciones precisas en relación hacia dónde se moverá el precio del oro.

En el caso de la renta variable, si bien obviamente implica asumir altos riesgos, con grandes castigos y aumentos en sus valorizaciones, hay que considerar dos elementos. Por una parte, están los dividendos que reparten las compañías, los que pueden significar retornos nada de despreciables, y, por otro lado, que en una perspectiva de mediano plazo claramente a estos precios existe un interesante potencial de apreciación en el valor de estos activos. Sin embargo, si bien es adecuado en general mantener alguna proporción de la riqueza en acciones, cuyo valor depende del nivel de aversión al riesgo y la edad del inversionista, siempre es conveniente hacerlo de manera diversificada, tanto de sectores como de zonas geográficas.

En cualquier caso al final del día siempre es bueno tener presente que “cash is king”, por lo tanto, en cualquier época, y sobre todo en períodos de crisis, la caja y la liquidez son un valiosísimo activo.
-----------------
Sigue a Roberto en Twitter: @rdarrigrandi

Comentarios