Los imprevistos no se planean

Enviado el Mié, 15/01/2014 - 17:59
Bien dicen que es mejor prevenir que lamentar, entonces si ya lo sabemos por qué no poner en práctica y comenzar un fondo que nos saque de emergencias?. Sigue estos interesantes consejos que trae Aline.
Los imprevistos no se planean

El mes comenzó bien, parece que todo está bajo control y sin que te puedas preparar, algo sale mal.
Así son los imprevistos, llegan sin mandar avisos y casi siempre causan un impacto duradero.
Lo importante en esos momentos es, además de mantener la calma, elaborar un plan de acción y no dejarse llevar por el desorden momentáneo.

Es hora de actuar
El primer paso es entender lo que es un imprevisto y lo que no es.
Existen personas que consideran por ejemplo la cuenta de la luz como un accidente en las finanzas personales pero la propia palabra nos ayuda a definir, "Imprevisto" como algo que no es previsible y que ocurre sin aviso previo.
Entonces, cuando el problema ya ocurrió es fundamental entender que existen gastos directos e indirectos, tomemos como ejemplo que dejó de funcionar tu refrigerador.
En ese sentido, los gastos directos son los que están ligados a los repuestos y mano de obra, mientras que los indirectos son los productos que tendrás que comprar nuevamente pues estuvieron días sin refrigeración y ya no sirven.
Conseguir visualizar esos gastos permitirá que puedas pasar al siguiente paso y encontrar la salida.

¿Cómo Resolverlo?
De una manera u otra el problema tendrá que ser resuelto, pero de dónde sacar ese dinero? Vea estas cuatro sugerencias:

  1. Entradas extras: considere algunos trabajitos que podría hacer para recibir un adicional a su salario
  2. Ajuste su presupuesto: Corte gastos, postergue pagos que puedan ser pagados el siguiente mes
  3. Ahorre: Sacrifique el dinero que tiene guardado
  4. Préstamos: Encuentre una línea de crédito apropiada, pero no cree otro problema.

Prevención: Fondo de Emergencia
Mejor que entrar en desesperación es estar prevenido. Los imprevistos acontecen sin avisos, por lo que si usted está siempre preparado, el impacto será menor.
Para crear un fondo de emergencia es necesario entender que las cosas se puede salir de nuestro control algún día, recuerde algún imprevisto anterior y en las consecuencias que tuvieron.

Le animo a analizar estos puntos para crear un fondo de emergencia

  • Determine un valor monetario a juntar con base a otras experiencias
  • Analice el plazo necesario para llegar a esa meta determinada
  • Separe ese dinero de los demás ahorros
  • Desarrolle el hábito de ahorrar, aunque sea poca cantidad

Con esos pequeños consejos, le será más fácil comenzar!

La idea de estar preparado es muy común, pero casi nunca la colocamos en práctica, normalmente esperamos hasta que alguna cosa acontezca.

¿Qué tal salir de la zona de confort sin traumas?
Será menos doloroso hacer un pequeño sacrificio ahora cuando todo está bajo control. Revise nuevamente su presupuesto, re ajuste lo que fuera posible y aunque no pueda hacer grandes modificaciones en ese momento, un pequeño fondo ayudará en el momento de necesidad.

----
Sigue a Aline en Twitter:@alinepiologro