Cómo pasar un lindo San Valentín y no morir en el intento

Enviado el Vie, 13/02/2015 - 16:13
¡Que San Valentín no te vuelva loco! Descubre la forma de pasarlo bien sin gastar en exceso.
Cómo pasar un lindo San Valentín y no morir en el intento

Mientras para algunos San Valentín es una linda fecha, para otros es una preocupación más porque representa un gasto. Si estás en el segundo grupo, ¡tranquilo! No desesperes porque la ayuda ha llegado. Toma nota a estos consejos para disfrutar al máximo de este romántico día y aún tener dinero para llegar a fin de mes.

La mona, aunque se vista de seda, mona se queda:

Es decir, ¡no recurras a las típicas marcas! Muchas de las dulcerías, florerías, etc., conocidas, se aprovechan del nombre y ofrecen precios exorbitantes en estas fechas. Hay muchísimos lugares que ofrecen un buen producto y a un precio más cómodo. Tómate un tiempo para investigar y escoge lo que te guste.

Nada como lo casero:

Si has tratado de salir el 14 de febrero, sabes de lo que hablo. ¡Nunca hay sitio! Y muchas veces tenemos que estar esperando afuera del dichoso restaurante porque no llegamos a hacer la reservación. Una opción creativa para este 14 es prepararle a tu pololo o polola algo rico de comer o pedir algo delivery. Tú conoces a tu amado, así que ¿por qué no ordenar su plato favorito y sorprenderlo con una cena?

En la variedad está el gusto:

Si de todas maneras deseas salir y pasar un rato recorriendo las calles de la ciudad, una buena manera de no quedarte atrapado en la fila es escoger algo que no sea muy común. ¡Hagan algo diferente! Paseo en velero, un full day, paseo en parapente, un día de spa, etc. Hay un sinfín de opciones que puedes aprovechar y que, si bien puede que tengan un recargo por la fecha, no será tanto como las típicas actividades para pololos.

Para los amigos:

Si lo que vas a celebrar el día de la amistad, ¡no hay drama! Conversa con tu grupo y consideren hacer algo en alguna casa, y es que si bien es difícil encontrar algún lugar vacío para una pareja, ¡mucho peor si es un grupo entero! Una parrilla, una noche de karaoke, un luau, ¡muchísimas alternativas para divertirse!

Por último, mira bien el dinero que tienes y establece un monto límite. Suele pasar que en la emoción de la salida, nos olvidamos de los futuros gastos y tiramos la casa por la ventana. Gasta a un nivel moderado, sé cauteloso pero, sobre todo, ábrete a nuevas experiencias y diviértete.