Los cinco pecados de las tarjetas de crédito

Enviado por Equipo Comparabien el Jue, 05/03/2015 - 15:11
El uso correcto de la tarjeta de crédito te alejará de la perdición financiera.

Las tarjetas de crédito pueden ser una herramienta muy útil y facilitarnos la vida en muchas maneras, así como también pueden hundirnos y hacernos entrar en situaciones financieras muy difíciles. Entonces, ¿cómo quedarnos solo con la parte agradable? Todo está en el uso que hagamos de esta gran herramienta.

A continuación, conoce las cinco cosas que no debes hacer con tu tarjeta porque simplemente, te empujan a la perdición financiera.

  1. Usarla como una extensión del poder adquisitivo:
  2. Si todos los meses cubres una parte de tus gastos con la tarjeta de crédito, estás gastando más de lo que tienes, lo que te perjudicará al tener que pagar las cuentas. Usa sabiamente tu tarjeta y no para cubrir el presupuesto fijo, a menos que pagues todo antes de que venza la cuota.

  3. No conocer el sistema de puntos:
  4. Muchas tarjetas acumulan puntos por cada compra y estos sirven para canjear diferentes beneficios. Incluso, muchas están asociadas con aerolíneas para acumular millas por un monto determinado de compras que haga el usuario. Infórmate acerca de los beneficios que te da tu tarjeta para que puedas aprovecharlos y sacarle el jugo al sistema de puntos que te corresponda. Puede que resulte que tengas muchos puntos acumulados y querrás usarlos antes de que se pierdan.

  5. Pagar siempre el mínimo:
  6. Si todos los meses realizas el pago mínimo de la cuota que debías cubrir, toma un mayor tiempo cancelar la deuda, lo que hace que los intereses produzcan un gasto aún mayor. Busca siempre pagar el total de la deuda cada mes y si esto es imposible, cubre como mínimo las ¾ partes del pago total.

  7. Solicitar un avance de efectivo:
  8. Estudios elaborados por Sernac confirman que, ante la necesidad de obtener efectivo, es mejor solicitar un crédito personal que un avance de efectivo de su tarjeta de crédito. Puede parecer una forma fácil y rápida de obtener el dinero que necesitas, pero al momento de devolverlo te verás pagando un porcentaje mayor a los intereses que pagarías por las compras en cuotas o por un crédito personal.

  9. No conocer tus condiciones crediticias:
  10. Si no sabes cuál es la tasa de interés que te da la tarjeta, cuáles son tus beneficios o cuándo es tu fecha de corte, entonces necesitas empezar a conocer esos datos en el menor tiempo posible. Busca información en la web de tu banco o contáctate con algún asesor. Conoce cuánto te cobran por mora, cuánto cuesta el envío del estado de cuenta, de cuánto es tu línea de crédito, etc.

Recuerda, además, que siempre es bueno tener las opciones abiertas ya que las instituciones están dispuestas a ofrecer diferentes beneficios, entre ellos una baja cuota de manejo o incluso la eliminación de la misma. Para eso, puedes utilizar el comparador de tarjetas de crédito de Comparabien (aquí) y ver qué es lo que te ofrecen otras entidades bancarias, en caso estés pensando en cambiar de tarjeta de crédito.

Comentarios