¿Es bueno tener una tarjeta de crédito?

Enviado el Mar, 14/01/2014 - 17:52
La tarjeta de crédito puede ser tu mejor amiga o tu peor enemiga, considera estas 3 reflexiones que nos trae Maria Jose para usarla de manera inteligente.
¿Es bueno tener una tarjeta de crédito?

Ahora las mujeres somos cada vez más independientes y esa independencia también llega hasta nuestra cartera. Muchas de nosotras trabajamos y generamos nuestro propio dinero.
¿Les ha pasado que van al supermercado y les ofrecen tarjetas de crédito? A mi me pasa todo el tiempo. Si no es de un banco, te ofrecen la tarjeta de crédito de la tienda departamental pero siempre hay alguien queriendo tramitarte una y, por supuesto, esperan que la uses y que compres con ella.

Tener una tarjeta de crédito es bueno, hasta recomendable. Tal vez tener dos tarjetas de crédito también sean de ayuda pero tener más puede ser un conflicto si no eres muy estricta y ordenada con ellas.
Te comparto algunos puntos que tienes que considerar si quieres adquirir una tarjeta de crédito.

  1. Identifica tus necesidades.
  2. Pregúntate para qué quieres una tarjeta de crédito. Puede ser que la quieras para hacer todas tus compras y luego hacer un solo pago mensual de lo que consumiste. Puede ser que viajes mucho y que la flexibilidad de usarla en cualquier parte del mundo sin cargar efectivo te funcione muy bien. Puede ser que sólo la quieras tener por si tienes una emergencia y el resto del tiempo no usarla.
    Responderte la pregunta de para qué la quieres te va a decir que tipo de tarjeta de crédito te conviene solicitar.

  3. Compara opciones.
  4. Hay muchísima oferta de tarjetas de crédito, los grandes bancos tienen dos o tres que tienen distintas comisiones y diversos beneficios. Están las que te dan puntos, las que no te cobran anualidad, las que te suman millas de viajero, las que aportan a una institución de beneficencia. Hay hasta la de los equipos de futbol y las de las tiendas departamentales respaldadas por los bancos.
    No aceptes cualquier tarjeta de crédito. En internet, en las páginas de los bancos y en las páginas de la defensa de usuarios de servicios financieros hay información detallada de lo que te cuesta tener una tarjeta y de los beneficios que puedes obtener de ella.

  5. Úsala con conciencia.
  6. Tienes que tener muy claro que la tarjeta de crédito no es dinero extra que tienes disponible, es dinero que te están prestando y que tienes que devolver. Casi todas las tarjetas tienen un plazo de 50 días para pagar lo que hayas usado y siempre ese préstamo ya tiene un costo que tienes que pagar. Tienes que estar muy atenta y lista para no gastar más dinero del que puedes pagar.

Considera que la tarjeta de crédito puede ser tu mejor amiga o tu peor enemiga. Puedes comprar algo, como un refrigerador o una televisión y hacer pagos paulatinos pero teniendo en cuenta que siempre te va a salir más caro del precio original, por los intereses y comisiones que te cobre tu banco. Pero puede ser buena opción hacerlo si consideras los costos porque de otra forma sería más complicado y tardado adquirir ese bien. Ahora, si usas las tarjetas indiscriminadamente y para todo lo que se te antoje por el camino puede convertirse en un lastre muy poderoso. Piensa bien antes de pagar con crédito.

Es bueno tener una tarjeta de crédito si la usas responsablemente. Ayudará a crearte un buen historial crediticio y si en unos años quieres adquirir algo más grande como un coche o una casa, tener buen historial crediticio gracias al buen uso de una tarjeta de crédito, te puede ayudar.

---
Sigue a Maria José en en Twitter: @gastamosmujeres o visita su web www.loquegastamoslasmujeres.com