¿Te acercas a los 30? Esta cantidad debería estar en tu cuenta de ahorros

Enviado por Equipo Comparabien el Jue, 18/07/2019 - 18:55
Aunque te parezca difícil, aconsejan que tengas un fondo de ahorros antes de los treinta, y con una cantidad nada despreciable. Si quieres los mejores tips para lograrlo, sigue leyendo.

¿Eres de los que se enfoca en “You Only Live Once” (YOLO) y se olvida del “ahorrar pan para mayo”? ¡Créeme, no eres el único! La mayoría de adultos jóvenes tienen problemas en el ahorro y control de su presupuesto. Es más, algunos ni siquiera mantienen un orden en sus finanzas o no saben cuánto dinero dedican a ciertos aspectos de su vida. En algunos casos, si sacaran la cuenta de cuánto gastan cada fin de semana, terminarían perplejos.

Lo cierto es que algunos expertos financieros han dado consejos puntuales para alcanzar la estabilidad económica y mencionan que una de las metas es que cualquier trabajador llegue a sus 30 teniendo un ahorro equivalente a seis sueldos. No es una broma. Y si bien este consejo lo dio Kelly Smith, especialista en finanzas, basándose en sueldos en dólares, es posible aplicarlo a la moneda que se prefiera, teniendo como referente la cantidad que gana actualmente el trabajador.

Pero, ¿para qué servirá juntar tanto dinero? Aunque no lo creas, tener un fondo de emergencias es sumamente importante, pues en caso de algún accidente, de perder el trabajo, alguna enfermedad tuya o de un familiar cercano, o cualquier otra emergencia, podrás reaccionar oportunamente, sin angustiarte por no tener el dinero necesario para responder.

Entonces, si eres de los que no logra que su sueldo le dure más de una semana, y estás sumamente lejos de la cantidad que los expertos aconsejan tener ahorrada, es momento de tomar cartas en el asunto. Empieza con estas tres prácticas básicas y verás que la situación mejora.

1. Organiza tus gastos
¿Sabes cuánto dinero tienes disponible después de cancelar todos tus gastos fijos? Ese es el dinero que podrías ahorrar si fueras un robot y no tuvieras vida social. Tranquilo, eso no es lo que te pedimos. Lo más recomendable es que organices tus ingresos y egresos para que sepas cuánto dinero “disponible” queda luego de pagar tus obligaciones (servicios, alquiler, transporte, alimentación, etc.) y decidas cuánto ahorrarás y cuánto destinarás a “los gastos de la vida”, como muchos los llaman.

2. Identifica los gastos hormiga
Son aquellos que realizas casi sin darte cuenta, pensando que son un monto pequeño y que no tendrán efecto en tu presupuesto por esa misma razón. Sin embargo, si sumamos todo lo que gastas en un mes en la compra de cigarrillos, en la máquina de dulces de la oficina, en gaseosas durante tu almuerzo, entre otros, verías la verdadera cantidad de dinero que te están quitando.

La idea de darte cuenta es tomar cartas en el asunto. No necesariamente debes eliminarlos, pero sí controlarlos, y saber de antemano, cuánto dinero como máximo dedicarás a eso.

3. Separa el ahorro a inicios de mes
Apenas te depositen, que tu primer movimiento sea separar ese 5% o 10% de tu sueldo y transferirlo a tu cuenta de ahorros. Esto permitirá que el resto de tus gastos se acomoden al dinero disponible y evitarás gastar de más.

Al ver el efectivo total en nuestra cuenta, muchas veces percibimos que tenemos más de lo que realmente es, y procedemos a gastar en cosas que no estaban planificadas, lo que no siempre termina bien.

Otra recomendación es que manejes dos cuentas distintas: una dedicada a recibir tu sueldo y tus gastos regulares, y otra donde solo coloques tus ahorros. Esto te ayudará a no seguir tomando dinero “prestado”, además, verás que las cuentas destinadas para ahorros te dan una tasa de interés atractiva y te cobran si excedes el número de retiros al mes, lo que te ayuda a no pasarte de la raya. Es decir, no es necesario que ambas cuentas sean del mismo banco o entidad financiera

¿Qué hacer cuando ya tienes ahorros?
Haz que crezcan. Para eso, puedes recurrir a diferentes herramientas, destacando los depósitos a plazo. Éstos te permiten saber desde un inicio cuánto obtendrás de ganancia, pero se limita a las tasas de interés ofrecidas.

Por último, si ves que logras ahorrar con facilidad un 5% de tu sueldo y quieres que tus ahorros crezcan más rápido, modifica tu presupuesto y opta por ahorrar un 10%. La idea es que estés cómodo y no te sientas encarcelando o limitado, pero a la vez, mantengas un control de tus finanzas.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

Comentarios