ABC del proceso de jubilación

Enviado por Equipo Comparabien el Jue, 05/03/2015 - 14:33
Los años no pasan en vano y llega un punto en que tenemos que empezar a pensar en qué va a ser de nosotros en el futuro. Conocer los trámites necesarios es básico para garantiar una buena jubilación.
ABC del proceso de jubilación

Después de haber trabajado durante muchos años, no parece una buena idea que no disfrutemos de comodidades y de una vida tranquila cuando las fuerzas ya no sean las mismas. A continuación, conoceremos el proceso que debemos seguir para realizar nuestros trámites de jubilación.

  1. Afiliación al Sistema de Capitalización Individual.
  2. Cuando ingresas al sistema, debes escoger una AFP (administradora de fondos de pensiones). Esta entidad se encargará de todos los trámites de pensiones, inversión de fondos y otros que debas hacer.
  3. Una vez dentro de la AFP, debes elegir un tipo de fondo. Hay cinco tipos y el que escojas deberá ser el que más te convenga. Más adelante definiremos los cinco tipos.
  4. Cuando ya tengas todo listo, continuarás realizando tus aportes mensuales hasta que cumplas con los requisitos para retirarte.

¿Cuáles son los requisitos para retirarte?

El sistema contempla dos modalidades para la jubilación: La pensión de vejez normal y la pensión de vejez anticipada. En la pensión de vejez normal, el ciudadano recibe una cantidad de dinero mensual cuando ha alcanzado la edad legal para pensionarse (en Chile es 65 para los hombres y 60 para las mujeres).

Por otro lado, en la pensión de vejez anticipada el ciudadano puede recibir la pensión sin necesidad de haber cumplido la edad legal, siempre y cuando cumpla con alguno de estos requisitos: Que su pensión sea igual o superior al 70% del promedio de las remuneraciones percibidas y rentas declaradas, esto durante los diez años anteriores al mes en que se acoja a pensión o que su pensión sea igual o superior al 150% de la Pensión Mínima de Vejez garantizada por el Estado.

Una vez que el beneficiado haya cumplido con los requisitos para retirarse (ya sea por edad legal o por pensión adelantada), deberá elegir entre las cuatro modalidades de pensión que existen.
Ahora que conocemos el proceso, analizaremos las distintas opciones que tenemos:

Tipos de fondos
Los fondos se diferencian por la proporción en la que sus recursos (el dinero) son invertidos en títulos de renta variable, es decir, acciones. De esa manera, tenemos los siguientes:

Fondo A – Más riesgoso (Invierte como mínimo el 40% y como máximo el 80%)
Fondo B – Riesgoso (Invierte como mínimo el 25% y como máximo el 60%)
Fondo C – Intermedio (Invierte como mínimo el 15% y como máximo el 40%)
Fondo D – Conservador (Invierte como mínimo el 5% y como máximo el 20%)
Fondo E – Más conservador (Invierte como mínimo el 0% y como máximo el 5%)

Modalidades de pensión

  1. Renta Vitalicia:
  2. El beneficiado contrata a una Aseguradora y sus fondos son trasladados, de manera que esta le brinda una pensión mensual durante su vida y cuando fallece, también a sus beneficiados. Una vez contratada, el usuario no puede cambiarse de compañía ni de modalidad.
    Se puede optar por esta opción si su pensión es mayor o igual al monto de la pensión mínima vigente, que equivale a $123.623.10 (monto válido para menores de 70 años, de acuerdo al Ministerio de Trabajo).

  3. Retiro programado:
  4. El capital acumulado se queda en la AFP y esta calcula los pagos que recibirá el asegurado. La pensión se recalcula anualmente de acuerdo a los fondos que tiene, expectativas de vida y a la tasa de interés de la norma vigente. El monto varía cada año, disminuyendo con el tiempo.
    Cuando el afiliado fallece, se continúa dando la pensión a los beneficiarios hasta que los fondos se agoten.

  5. Renta Temporal con Renta Vitalicia Diferida:
  6. El afiliado contrata a una aseguradora para que le brinde la renta vitalicia pero deja un saldo en la AFP para que le brinde una renta temporal hasta que comience a recibir las pensiones de la renta vitalicia.

  7. Renta Vitalicia Inmediata con Retiro Programado:
  8. Combina las dos primeras de manera que el beneficiado divide sus fondos y recibe ambas simultáneamente.

La jubilación es una responsabilidad individual, por lo que nadie puede tomar una decisión por nosotros. Lo mejor es estar informados y preparados para elegir la alternativa que más se nos acomode.