Blog de Consejos

¿Eres de los que se enfoca en “You Only Live Once” (YOLO) y se olvida del “ahorrar pan para mayo”? ¡Créeme, no eres el único! La mayoría de adultos jóvenes tienen problemas en el ahorro y control de su presupuesto. Es más, algunos ni siquiera mantienen un orden en sus finanzas o no saben cuánto dinero dedican a ciertos aspectos de su vida.

Hoy por hoy, terminar una carrera profesional se ha convertido solo en el primer paso, pero luego muchos se preguntan qué es lo que sigue, ya que en el mundo competitivo en el que nos encontramos, siempre hay oportunidades de seguir aprendiendo.

Algo que es preocupante en el país es la forma en que las personas manejan sus tarjetas de crédito. Son muchos los que tienen más de una, y si bien esto no es un crimen o algo negativo, endeudarse con ella, gastar más de lo que tienen o dividir todo en cuotas, sí se convierte en un problema.

En todos lados es posible encontrar un favorito. En la oficina, nunca falta el favorito del jefe; en el colegio, el estudiante predilecto de los profesores; incluso está el nieto favorito, aunque las abuelas se empeñen en negarlo. Y aunque no lo creas, los bancos también tienen “clientes favoritos”, y volverse uno de ellos no tiene por qué ser imposible.

Poco a poco las personas van entendiendo la importancia del ahorro y cada quincena, separan un porcentaje de lo que reciben para sumar a su fondo. Hasta ahí, todo está bien. La situación se complica cuando vemos que muchas de esas personas siguen creyendo en los chanchitos y alcancías; es decir, guardan el dinero que ahorran en casa, ignorando todas las oportunidades que pierden.

Si el banco me otorga una línea de crédito de tres mil pesos, significa que tengo tres mil pesos adicionales a mi salario, ¿verdad? Así es como piensan muchos cuando se trata de su tarjeta de crédito, pero pensar esto es un gran error.

Las personas que dicen tener suficiente con el sueldo que ganan son una especie en extinción. Lo más común es que escuchemos a la gente quejarse porque se acabaron muy rápido su quincena, están envueltos en deudas o no les alcanza para todo lo que necesitan.

En algún momento de nuestra vida, nos hemos visto obligados a pedir dinero prestado. Ya sea para una emergencia, aprovechar una promoción muy buena, o situaciones que se presentaban cuando no teníamos el dinero necesario. Entonces, ¿será malo hacerlo?

Todos tenemos un show o serie favorita. Nada como sentarse frente a la TV o la laptop, y ver a nuestro personaje preferido, ese que nos arranca sonrisas, lágrimas y hasta una que otra crisis nerviosa. Los éxitos televisivos han sido muchos y hoy por hoy, tenemos también plataformas como Netflix donde podemos continuar viendo más contenido.

Vicki Robin, experta en finanzas y autora del best seller Your Money or Your Life: 9 Steps to Transforming Your Relationship with Money and Achieving Financial Independence (Su dinero o su vida: nueve etapas para transformar tu relación con el dinero y lograr la independencia financiera), título que ha sido relanzado en más de tres oportunidades por su éxito rotundo, propone algunos consejos bá